MUNDO Y OPINIÓN

Porque su opinión también es importante

PORTADA SOBRE NOSOTROS ÚNASE ESCRITORES CONTACTO ENLACES BLOGS ENGLISH

13 de diciembre de 2011

Brasil y Corrupción, Triste Combinación

Por Eddy Montilla

Eddy Montilla, escritor miembro de MUNDO y OPINIÓN.

Desde que Dilma Rousseff tomó la presidencia en enero de este año, ya son siete los Ministros que han renunciado (o tenido que renunciar), siendo el caso más reciente, el Ministro de Trabajo, Carlos Lupi. La mayoría de ellos han sido acusados de casos de corrupción. Con la esperanza de no ser defraudado en el futuro, empiezo dándole mi voto de confianza a la presidenta Rousseff por una simple razón: Si el ex presidente Luiz Inácio Lula, uno de los líderes más carismáticos y eficientes que ha tenido Brasil, pensó en ella como su sucesor, entonces, grandes y buenas cualidades debe poseer esta dama.

     Pero también quiero dejar claro una cosa: 7 nuevos ministros en apenas 11 meses de gestión no es un récord para enorgullecerse, y sobre todo, cuando la palabra corrupción sale a flote. Según el índice de percepción de corrupción publicado por la organización Transparencia Internacional, Brasil ocupa el lugar número 73 entre 182 países. Brasil no puede aspirar a ser uno de los países más desarrollados y al mismo tiempo, aspirar a ser uno de los más corruptos. Corrupción y desarrollo son dos posiciones irreconciliables que se mueven en direcciones distintas.

     "Corrupción ha existido siempre", dijo un ciudadano brasileño como para justificar o explicar la situación actual. Eso es cierto. Pero también es cierto que el Brasil de ahora no es el Brasil de antes. Hoy se puede hablar de una verdadera clase media en ese país, hoy comen muchos que antes mendigaban pan y hoy Brasil es la séptima economía del mundo si tomamos en cuenta su producto interno bruto de acuerdo al Fondo Monetario Internacional. Además, cuenta con los recursos naturales y humanos suficientes para convertirse en una de las primeras cinco economías mundiales en las próximas décadas.

     Sería realmente lamentable que todos los logros obtenidos en los dos pasados periodos presidenciales de Lula, se covirtieran en meros recuerdos. En Latinoamérica, con frecuencia mucha gente érroneamente piensa y dice que cuando una mujer es la que está al frente de una institución, se puede actuar con libertad, perdón quise decir, con libertinaje. Para no destruir con los pies lo que se contruyó con las manos con tanto esfuerzo y por el bien de Brasil, la presidenta Dilma Rousseff debe ponerse fuerte con los corruptos y no tratar el problema con paños calientes. La presidenta Rousseff debe demostrarles a todos que se equivocan cuando dicen así, que se equivocan cuando piensan así y hacerles pagar un precio a nivel judicial por su equivocación.


NOTA: Después de enviar su comentario o solicitud, haga click en continue (continuar) para volver a nuestra página web.


Formulario de Comentario o Solicitud

¡Participe ya!.

DATOS PERSONALES

Nombre:
Email Address:
Nacionalidad:
Sexo:
Comentario o Solicitud:

This HTML form was created by Freedback.
POLÍTICA ECONOMÍA SOCIAL DEPORTES RELIGIÓN ARTE REPORTAJES

Síganos en: Síganos en YOUTUBE. Follow MundoYOpinion on Twitter Suscríbase a RSS Feeds Suscríbase a RSS Feeds. Informa a otros en: Informa sobre nosotros en facebook. Informa sobre nosotros en twitter. Informa sobre nosotros en linkedin.

Copyright 2011 Por Mundo Y Opinión