Logo

Mundo Y Opinión

Otros le dicen lo que pasa. Nosotros le decimos el porqué.

PORTADA Mundo Y Opinión Únase Escritores Contacto Enlaces Blogs ENGLISH

9 abril de 2013

Lo que el papa Benedicto XVI enseñó al mundo con su renuncia

Por Eddy Montilla

Eddy Montilla, director de MUNDO y OPINIÓN.

La última vez que un papa renunció a su posición, todavía no existía lo que hoy conocemos como el continente americano, que por ironías de la vida, es donde están hoy en día la mayoría de los fieles católicos del mundo. A pesar de eso, resulta interesante que lo más relevante sobre la renuncia del papa Benedicto XVI no fue el hecho de haber pasado tanto tiempo sin que se repitiera una situación así (casi 600 años) ni tampoco lo fue la renuncia misma como pontífice, sino el haber renunciado a algo que casi todos los seres humanos se niegan a ceder: El poder.

Papa Benedicto XVI
Hoy en día un milagro: Mientras otros se matan por el poder, Benedicto XVI renunció a él.

     La Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica, se encuentra en el Vaticano, que es una especie de ciudad-estado localizada dentro de la ciudad de Roma. Dicho en forma simple, el Vaticano es un país, el más pequeño del mundo (0.44 kilómetros cuadrados solamente), pero es un país. Y como la Santa Sede tiene personalidad jurídica, un papa es recibido con los mismos honores que cualquier jefe de Estado. Pero la posición de un papa va más lejos aún, pues hasta cierto punto, aventaja a los presidentes porque no tiene que luchar por reelección (mantiene su posición de por vida) y además sus partidarios no se circunscriben a un determinado territorio, sino que están por todo el mundo. Entonces, renunciar a condiciones tan privilegiadas es lo que me hace expresar un profundo respeto por Benedicto XVI.

     Busquen casos recientes de personas que hayan abandonado sus posiciones y posesiones y encontrarán pocos ejemplos o a nadie. Y es que en las últimas dos décadas, el dinero, el poder y la fama son las tres turbinas que mueven este avión llamado planeta Tierra. La gente hace cualquier cosa (desde lo malo hasta lo ridículo) por ser rica, poderosa o famosa. Y es ésta la enseñanza que nos deja Benedicto XVI cuando renunció al poder. Benedicto XVI, como pontífice tuvo sus altas y bajas. Y si a usted es de los que les gustan las comparaciones, es obvio que él está muy por debajo de su predecesor Juan Pablo II. Sin embargo, habrá que recordar al papa Benedicto por su desprendimiento del poder, sobre todo, en tiempos como éstos, en los que la gente se mata como perros y gatos por poseerlo.


NOTA: Después de enviar su comentario o solicitud, haga click en continue (continuar) para volver a nuestra página web.


Formulario de Comentario o Solicitud

¡Participe ya!.

DATOS PERSONALES

Nombre:
Email Address:
Nacionalidad:
Sexo:
Comentario o Solicitud:

This HTML form was created by Freedback.
Política Economía Social Deportes Religión Arte Reportajes Comentarios

Síganos en: Síganos en YOUTUBE. Follow MundoYOpinion on Twitter Suscríbase a RSS Feeds Suscríbase a RSS Feeds. Informa a otros en: Informa sobre nosotros en facebook. Informa sobre nosotros en twitter. Informa sobre nosotros en linkedin.

Copyright 2013 Por Mundo Y Opinión