Logo

Mundo Y Opinión

Otros le dicen lo que pasa. Nosotros le decimos el porqué.

PORTADA Mundo Y Opinión Únase Escritores Contacto Enlaces Blogs ENGLISH

26 de agosto de 2014

Robin Williams: Ojalá me hubiera equivocado

Por Eddy Montilla

Eddy Montilla, director de MUNDO y OPINIÓN.

Cuando Robin Williams murió, vi a algunos actores famosos, pero mediocres, hablando con la prensa sobre su muerte y expresando sus condolencias en una forma cínica y fría que solo servía para confirmar cuán medianos eran, pues ni siquiera pudieron actuar bien al fingir estar dolidos por su muerte. También pude leer noticias sobre él durante dos o tres días, y después... Nada. Es que los periodistas contemporáneos pelean por ser los primeros en publicar, pero envían su contenido al olvido. Como buitres a la espera de que alguien se muera, así están ellos a la espera de que algo suceda. Por eso, decidí tomar mi tiempo para hablar sobre este gran actor.

     Con la muerte de Robin Williams, el mundo de la comedia pierde uno de sus más genuinos representantes, un actor con un extraordinario talento para hacer reír a la gente. Este es el Robin Williams que yo vi en Buenos Días, Vietnam (1987) y en Señora Doubtfire, papá de por vida (1993). Pero entonces viene El Indomable Will Hunting (1997) y Patch Adams (1998), y luego de verlas, recuerdo haberles dicho la misma cosa a mis amigos, aunque en años diferentes: "Algo anda mal con este señor". Ellos redujeron el valor de mis razones y consideraron todo como algo fruto de mi imaginación. Sin embargo, el tono de su voz cuando hablaba con Will Hunting (Matt Damon) y la expresión de su rostro en Patch Adams cuando su novia murió eran un reflejo de sentimientos que estaban muy por encima de una actuación. La tristeza de su rostro era demasiado real para ser actuada y solo podía venir de un alma triste, de una persona que estuviera luchando contra la depresión. Robin Williams batalló también contra adicciones como el alcohol y la cocaína, pero no en la forma ni por las razones que muchas personas lo hacen. La cocaína fue para él un lugar para esconderse, tal como lo expresó una vez. Mientras muchos usan cocaína para elevarse hacia nubes de ensueños, él buscaba con ella bajar a la tierra. Su adicción fue el resultado de su tristeza, depresión y los primeros partos de la enfermedad de Parkinson.

     Es verdad... Ojalá me hubiera equivocado, porque a pesar de que Robin Williams estaba muy consciente de sus demonios, él tuvo que pelear contra ellos constantemente por décadas, lo cual es muy difícil y triste a la vez. Pero sobre esa cruz que cargaba día a día, vemos también bellos sentimientos de amor y humanidad: Contrario a muchos otros, Robin Williams no encontró resistencia para ser honesto y filántropo. Su genio cómico, su generosidad y la forma como hizo la vida de mucha gente mejor con su humor y buena voluntad son un legado que nunca morirá. Gracias, Robin Williams.


NOTA: Después de enviar su comentario o solicitud, haga click en continue (continuar) para volver a nuestra página web.


Formulario de Comentario o Solicitud

¡Participe ya!.

DATOS PERSONALES

Nombre:
Email Address:
Nacionalidad:
Sexo:
Comentario o Solicitud:

This HTML form was created by Freedback.
Política Economía Social Deportes Religión Arte Reportajes Comentarios

Síganos en: Síganos en YOUTUBE. Follow MundoYOpinion on Twitter Suscríbase a RSS Feeds Suscríbase a RSS Feeds. Informa a otros en: Informa sobre nosotros en facebook. Informa sobre nosotros en twitter. Informa sobre nosotros en linkedin.

Copyright 2014 Mundo Y Opinión. Todos los derechos reservados.