Logo

Mundo Y Opinión

Otros le dicen lo que pasa. Nosotros le decimos el porqué.

PORTADA Mundo Y Opinión Únase Escritores Contacto Enlaces Blogs ENGLISH

25 de febrero de 2014

La inmigración ilegal es imparable

Por Eddy Montilla

Eddy Montilla, director de MUNDO y OPINIÓN.

Marroquíes suben a frágiles embarcaciones (pateras) y hasta compran niños para tratar de entrar y quedarse en territorio español. En Centroamérica, las personas se agarran del llamado "Tren de la Muerte", intentando cruzar fronteras y así llegar a los Estados Unidos. El mismo drama en la isla italiana Lampedusa con los africanos y también en otros países europeos. En resumen, los pobres están dejando sus países y convirtiéndose en inmigrantes ilegales en los países ricos.

     Para entender verdaderamente el problema de la inmigración ilegal, estas preguntas se hacen necesarias: ¿Querría usted dejar a su familia, amigos y terruño? No. ¿Querría usted irse a vivir a un lugar donde siempre lo llamen extranjero y lo miren con desdén y desconfianza? No. ¿Querría irse a un lugar donde se hable, se piense y se coma diferente? NO, no y no. Entonces, es claro que, aunque a veces la envidia y la ambición mueven a mucha gente a querer dejar su país de origen, la principal razón de hacer eso es la pobreza, dicho más claramente, el hambre.

     Los turistas son casi siempre bien recibidos porque generan dinero, pero en ningún país rico del mundo, las personas que emigran por trabajo, ya sea legal o ilegalmente, son bien vistas o recibidas. Ese sentimiento negativo en contra de los inmigrantes viene desde los simples ciudadanos hasta los gobiernos. ¿Y cómo pretenden los países desarrollados resolver esta situación? ¿Levantando muros como en los Estados Unidos? ¿Escribiendo mensajes intimidatorios en los autobuses como en Inglaterra? La inmigración se ha convertido en una estampida, en un tren sin frenos, y la única forma de tratar de resolver esto es cambiando el orden económico mundial injusto que prevalece hoy en día. Es cierto que los países pobres son responsables de su pobreza, pero no es menos cierto que los países más desarrollados, con el modelo económico que ellos mismos imponen, ayudan a perpetuar la pobreza en otros lugares, y por ende, a aumentar más el deseo de la gente de emigrar.

     La riqueza desproporcionada de unos es la causa de la pobreza extrema de otros. En algunas partes, hace tres o cuatro décadas, los inmigrantes se contaban por miles. Hoy, hay que hablar de millones. A los que por ignorancia o prejuicio les desagrada ver inmigrantes en sus respectivos países, todos tendrán que trabajar en conjunto para crear un sistema económico más equitativo y presionar a sus gobiernos para que trabajen en esa misma dirección. De lo contrario, aprenda a convivir con sus nuevos vecinos inmigrantes porque si son muchos los que ya han entrado, le aseguro que son más los que están haciendo sus maletas esperando la primera oportunidad para poder entrar.


NOTA: Después de enviar su comentario o solicitud, haga click en continue (continuar) para volver a nuestra página web.


Formulario de Comentario o Solicitud

¡Participe ya!.

DATOS PERSONALES

Nombre:
Email Address:
Nacionalidad:
Sexo:
Comentario o Solicitud:

This HTML form was created by Freedback.
Política Economía Social Deportes Religión Arte Reportajes Comentarios

Síganos en: Síganos en YOUTUBE. Follow MundoYOpinion on Twitter Suscríbase a RSS Feeds Suscríbase a RSS Feeds. Informa a otros en: Informa sobre nosotros en facebook. Informa sobre nosotros en twitter. Informa sobre nosotros en linkedin.

Copyright 2014 Mundo Y Opinión. Todos los derechos reservados.